miércoles, 2 de enero de 2008

El arte almohade


Los monumentos más representativos del arte almohade son la Giralda (alminar de la desaparecida mezquita de Sevilla) y la Torre del Oro, ambas en dicha ciudad. Los almohades (al-muwahiddun, palabra árabe que quiere decir "unitarios") fueron un pueblo originario del Norte de África que defendían un ideal religioso austero y extremadamente ortodoxo. Su fundador fue Ibn Tumart, autor de un vigoroso movimiento de reforma religiosa que preconizaba la vuelta a las bases más primitivas del Islam, esto es, al Corán. Tras acabar con la hegemonía almorávide en el Norte de África, los almohades conquistaron todo esa zona y el Sur de la Península Ibérica, forjando un Imperio que se mantendría durante casi un siglo y que tendría su capital en Sevilla. En 1212 sufrieron una gran derrota a manos de los cristianos en las Navas de Tolosa, derrota que marcaría el comienzo del fin de la dinastía almohade.

Con los almohades, la arquitecura militar experimenta un enriquecimiento tipólogico y un perfeccionamiento de su eficacia defensiva de gran trascendencia. Aparecen complejas puertas en recodo para que los atacantes al avanzar dejen uno de sus flancos al descubierto; torres poligonales para desviar el ángulo de tiro, y torres albarranas, separadas de la muralla pero unidas a ella en la parte superior mediante un arco. Un ejemplo magnífico de estas últimas es la famosa Torre del Oro.

En el terreno decorativo aplicaron un repertorio caracterizado por la sobriedad, el orden y el racionalismo. Ello se tradujo en la aparición de motivos amplios que dejan espacios libres (no hay esa obsesión por el "horror vacui" que existe en otros capítulos del arte musulmán) en los que triunfan la lacería, las formas vegetales lisas y el rasgo ornamental más novedoso, la sebka o redes de rombos. Otra decoración arquitectónica muy utilizada por los almohades es la cerámica, en la que se aplica la técnica del alicatado; es decir, piezas recortadas que, combinadas entre sí, componen un motivo decorativo.

En el siguiente blog podéis encontrar dos comentarios muy completos de la Torre del Oro y de la Giralda. Además también tenéis información sobre otros monumentos fundamentales del arte hispano-musulmán.

Blog de Juan Diego Caballero

¿Qué opinión te merece el arte almohade? ¿Encuentras relación entre su ideal de austeridad arquitectónca (dejando a un lado la ostentación y la decoración excesiva) y su ideal religioso? ¿Has visitado alguno de los monumentos comentados más arriba?

Y por último os dejo aquí la presentación de imágenes correspondiente al arte almohade

Arte almohade

2 comentarios:

José Antonio Campina dijo...

El arte almohade me parece uno de los artes más bonitos y bellos de la cultura hispano-musulmana ya que por la influencia de otra culturas acoge a numerosas características de otras.
- si.
- si, la Giralda de Sevilla.

JOSÉ ANTONIO CAMPINA

Inma dijo...

La Torre del Oro es una arquitectura abovedada ya que su parte superior está formada por una cúpula y además posee bóvedas de arista y arcos de medio punto en sus cuerpos. Es un edificio colosal donde predomina mucho la horizontalidad aunque también la verticalidad. Su planta es dodecagonal y queda dividida en tres cuerpos. El cuerpo inferior se extiende hasta los 20,7 metros de altura y está rodeado por una galería de almenas y merlones. Disponía de escasas ventanas enmarcadas por arcos de medio punto y estaba cubierto por bóvedas de arista. Se hallaba a unos 9,5 metros de altura sobre el suelo. Este cuerpo poseía en su interior otro prisma hexagonal en el que se aloja una escalera. En este cuerpo se encontraba la puerta que daba entrada al edificio. El segundo cuerpo está constituido por otro prisma dodecagonal, de 8,5 metros de altura, también rodeado por almenas y merlones. Su exterior está decorado con arcos túmidos, lobulados y de herradura. Todos ellos decorados con azulejos de cerámica y redes de rombo. Sobre el arco de herradura, se encuentra un tablero con decoración sebka. El tercer cuerpo es de planta circular y está constituido por una linterna cilíndrica con óculos y rematada en una cúpula semicircular cubierta con azulejos.
Con respecto al estilo, es una arquitectura islámica andalusí de la época almohade.
Como he citado anteriormente, la torre está decorada con azulejos de cerámica y con vans al exterior que permiten la entrada de luz en el edificio.
Los materiales más usados son la piedra y el ladrillo aunque también se usa el mortero.
Con respecto a las características de la época, la Torre del Oro es una arquitectura, cuyo autor es desconocido. Se encuentra situada en la capital de Sevilla y fue construida entre 1220-1221.
Se trata de una torre albarrana, unida al resto de las defensas urbanas mediante una muralla. Está situada frente al río Guadalquivir. Su misión era controlar la entrada de navíos en el puerto; para ello contaba con el auxilio, el la otra orilla, de un fortín desde el que se tendía una cadena que, al ser tensada, bloqueaba el tráfico fluvial. Sobre su nombre existen varias hipótesis. Una de ellas afirma que estaba recubierta de azulejos que brillaban y le daban una apariencia metálica. El propio nombre popular de "Torre del Oro" es una alusión a las riquezas que se contenían en el edificio y, por extensión, en la propia ciudad de Sevilla. En realidad, tal denominación alude a la proximidad de la torre a la ceca islámica en la que se llevaba a cabo la acuñación de moneda.